La respuesta a mis oraciones

¡Ministerio Amistad fue la respuesta a mis oraciones!

Por Mónica Cianciardo y Alejandro Herrera

Estaba buscando materiales bíblicos para mi hija, Ana Sofía “Milagros”, que tiene parálisis cerebral. Es muy importante contar con material especializado para explicarle la palabra de Dios.
Había estado buscando este material durante mucho tiempo en varias librerías cristianas en mi país (Argentina), pero no pude encontrar nada. Llegué al punto en que ya estaba decidida en hacer el material para las clases de Ana Sofía, hasta que encontré un artículo sobre el Ministerio Amistad en una revista.

Escribí un correo electrónico solicitando más información y rápidamente recibí una respuesta. Para mi gran sorpresa, ¡recibí el primer programa Amistad como donación! es un excelente material, muy fácil de usar para personas con discapacidades, incluso, esta elaborado para personas que no son maestros de educación especial.

Los materiales de Amistad estimulan mucho a mi hija Ana Sofía y está muy atenta a los gráficos. Le di la primera lección hace aproximadamente 2 años, y todavía recuerda lo enseñado y a su manera me responde, incluso con sus limitaciones.

Si le preguntamos, ¿dónde está el cielo? Ella levanta su pequeña mano.

Si le pregunto, ¿cómo son los árboles? Ella levanta los brazos.

A todos los que han hecho sus donaciones, “gracias”. Ministerio Amistad es la mejor inversión que han hecho en su vida.
Y puede continuar haciéndolo, porque es un fondo de inversión que nunca fallará y que nunca perderá. Es la única inversión que prospera porque Su Palabra la respalda, porque ha nacido en el corazón de Dios. Proverbios 19:17 dice: “A Jehová presta el que da al pobre, y el bien que ha hecho, se lo volverá a pagar”.

Y en Romanos 10:14 la Palabra dice: “¿Cómo, pues, invocarán a aquel en quien no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique?

El deseo de Jesús es que ninguno de estos pequeños se pierda.

Este material nos permite llegar a personas con necesidades especiales con un enfoque dinámico y diferente, sin perder la esencia de la Palabra. No solo se llega a las personas con discapacidades con la Palabra, sino que también a través de estas clases se realiza un trabajo espiritual de restauración y sanación interior para sus familias.

Muchas gracias y que el Señor les bendiga,

Mónica Cianciardo y Alejandro Herrera
Padres de Ana Sofía 
Mendoza, Argentina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *